lunes, 28 de noviembre de 2016

Campana sobre Campana


Carlos Daniel Bermúdez Pinzón
Psicólogo escritor de Imaginación liberadora

 Twitter @CarlosDanielBP

Cuando la campana emite su sonido resuena y vibra tocando los corazones; tiene el poder de la convocatoria de monjes, feligreses y devotos en todas las religiones, que hacen uso de ellas en sus sagradas ceremonias. Es el elemento común que integra trascendiendo más allá de las creencias, por tanto la campana es un símbolo de integración, sin importar edades, géneros, trajes, razas, idiomas, ideologías, localidad, cuando la percusión de una campana da inicio nos toca a todos, cercanos o distantes ella nos alcanza, a algunos desde el sonido a otros en la vibración. Irrumpe como intermediaria en nuestro cotidiano transitar de relaciones. Este  tiempo es el reino de las campanas que anuncian la navidad, invitando al nacimiento y renacimiento que libere nuestra humanidad. 
Campana sobre campana y sobre campana una; de las canciones más populares que por esta época cantábamos desde niños, hoy de adultos la seguimos entonando con nuestros hijos, familiares y vecinos. Más allá de aquellas palabras musicalizadas, de las palmadas con las que marcamos su ritmo, al ser sacudidas y golpeadas por una vara que termina en una esfera, o un mazo que cae sobre ella, lo más valioso y hermoso es la hermandad que genera en todos, donde el resonar de ecos de voces amigables, gestos sonrientes, miradas de encuentro, de alegrías para el goce personal y social fluyen en las personas con las que te cruzas sintiendo la navidad como una sagrada tregua entre el estrés que ocasiona el correr por mundo laboral, académico, económico que rige la razón y la vivencia de armonía que yace esperándonos en el interior .
A cada uno y a todos ustedes queridos lectores que nos hacemos uno al leer cada frase escrita a través de este periódico de Fontibón, les invito  a detenerse cuando escuchen esas campanas  que residen desde el centro de nuestra localidad, hasta sus fronteras: más allá al norte de la avenida El Dorado,  del sur del rio Fucha, del este de la avenida sesenta y ocho, y del oeste del rio Bogotá. Permitámosles cumplir su vocación: conducirnos a tomar consciencia de que su sonido nos convoca a todos para hacer de esta época de rituales en espiritualidad, un ejercicio de nuestra humanidad que se prolongue más allá de un mes, de una fecha, de una hora, del segundo donde se escucha el grito naciente de un divino niño salvador.
Siempre que encontremos enfado, conflicto, injusticia social, políticas erradas y especialmente nuestro corazón atrapado en una turbulencia de violencias  corramos como sacristán y campanero, a sacudir las campanas para convocarnos al nacimiento de noches y días de paz, de tamborileros que toquen en su tambor notas que nos llenen de amor y que nos produzca tararear a la nanita nana, nanita ea para hacernos presente de estar siempre en esa navidad donde nace el niño interior en el pesebre de nuestro corazón. ¡Feliz Navidad hermanos ciudadanos”.


Carlos Daniel Bermúdez Pinzón
Psicólogo escritor de Imaginación liberadora

 Twitter @CarlosDanielBP

viernes, 18 de noviembre de 2016

Entrevista alrededor de mi libro Bufanda Tejido de un Duelo Mágico



Les comparto una entrevista que el proyecto Senda del Cojín, me ha realizado entorno al libro Bufanda Tejido de un Duelo Mágico, una novela de realidad e imaginarios Que aporta a la elaboración de las perdidas, desde una perspectiva transdimensional y de prolongación de las relaciones mas allá del cuerpo físico.


Gratitud y bendiciones

Carlos Daniel Bermúdez Pinzón

martes, 25 de octubre de 2016

Psico-Dimensionalidades

       Carlos Daniel Bermúdez Pinzón
       Psicólogo escritor de imaginarios terapéuticos

    Abordar la psico-dimensionalidad hacia la realización como ser humano que trasciende, implica considerar a este como una extensión que atraviesa diferentes dimensiones visibles e invisibles, decir en términos de lo que es o no visible no significa asociarlo a lo que existe y no existe, todas las cosas existen solo que se encuentran en diferentes niveles que son percibidas de acuerdo a la forma que se tiene, así el cuerpo percibe desde los sentidos y lo visible para este esta dado por estos órganos.  Conocemos y aceptamos aquello que podemos verificar y comprobar a través de los cinco sentidos y la percepción que ellos nos ayudan a construir del mundo real, el que está dentro de la escala de lo corporal.

    Lo invisible es llamado así porque no entra en el campo de lo sentidos, se halla fuera de él, eso no significa no existencia, sencillamente que para conocer su realidad hay que descubrirlo con los sentidos de esa dimensión o realidad. Con esto quiero decir que cada forma, cuerpo o estructura pertenece a una dimensión y por el principio de correspondencia cada dimensión necesita las características de una forma, un cuerpo que descifre y descodifique lo que sucede en ella.
     
    Así el mundo llamado físico requiere de un cuerpo físico que lo experimente, el mundo emocional de un cuerpo emocional, el mundo mental de un órgano o cuerpo mental, el mundo espiritual de un cuerpo mental, así cuantas dimensiones, existirán cuerpos para relacionarse con ellas. Si intentamos experimentar una dimensión con un cuerpo que no esta diseñado para ella el acercamiento y la revelación de las verdades pertenecientes a esa realidad, se verán limitadas o ininteligibles.
     
      Desde esta comprensión un proceso de elaboración psico-dimensional orientado hacia la auto-realización en el contexto dimensional específico, porque este el propósito y la intención específico en cada una de ellas, hay que iniciar con una sensibilización que permita descubrir y aceptar un aspecto de realidad como el dolor, el sufrimiento, la felicidad, la alegría, el amor, el éxito es decir aquellas acciones o estados que pertenecen a la expresión del universo donde nos hallamos, con ello decir que cada concepto cada experiencia es diferente en las diversas dimensiones, lo que llamamos amor en el plano físico, en el plano mental es una vivencia diferente, porque lo que hace que esta sea de una u otra manera son los sentidos de esa realidad. 
    
   Cuando se ha logrado sensibilizar la secuencia lógica es continuar con dar significado, entender con la razón, con la emoción, con la acción a lo que nos hemos acercado, nos toca, hace vibrar y empatiza.  Es una primera vivencia de reflexión para concienciar las experiencias que afectan nuestro sentidos, esto no termina allí porque con esta información interiorizada regresamos a expresar con los sentidos esta sabiduría cognitiva, emocional, corporal, conductual adquirida  por este proceso de configuración interior. Para entender es recibir de la vida exterior, asentarlo y asimilarlo en la interioridad  para regresarlo ahora enriquecido por mi propia recreación, esto causa un impacto, ya que con la experiencia adquirida es diferente como lo manifestamos ahora, de nuevo  a experimentamos y resignificamos a través de la interiorización. Esto involucra   pensamientos - imaginarios, intenciones  - deseos, emociones - sentimientos, expresiones actitudinales,
   
      Metodológicamente es una secuencia de vivencias:

            1. Vivencia de Apropiación individual y colectiva del ser y que hacer donde la   Psico-dimensionalidad va del universo Intimo del individuo a la aparición del    Universo visible de la alteridad (el otro en mi presente)

         2.  Vivencia de las memorias como cargas y descargas.  Psico-dimensionalidad: Del aferramiento, apego de pensamientos, emociones, sentimientos, actuaciones al desapego de comportamientos en fluir sanamente en las relaciones con sí mismo, con los demás, con el mundo.

  3. Vivencia de Liberación. Psico-dimensionalidad: del Perdón como experiencia de estar condicionado a   personas y momentos  a la liberación del trascender en auto-realización.  

  4. Vivencia de la Compasión. Psico-dimensionalidad: Del sufrimiento asumido           como circunstancias que ocasionan dolor  a la resiliencia solidaria que más allá     de vencer la adversidad genera un compromiso personal y colectivo con los  demás. 


Esto cuatro momentos nos ayudan a percibir los procesos de adaptación, desarrollos, de la nueva realidad y el impacto que el  afrontamiento personal  frente a las experiencias de la vida y en especial la del sufrimiento y su superación. De esta manera lo fundamental es trascender las cargas de sentimientos albergados que puedan obstaculizar el bienestar y la obtención de una vida sana, feliz y de auto-realización. Momentos  de la secuencia esencial y necesaria que debe atravesarse con conciencia para consolidar la verdadera recuperación psicoemocional. 

Ello no significa que allí culmina el camino por recorrer, por el contrario cada etapa vivida trae y atrae circunstancias novedosas que deben afrontarse con fortaleza, sentido de emprendimiento y siempre de manera trascendente en cada una de las psico-dimensionalidades, esto quiere decir que es un proceso tan perdurable como diemsniones existan.


viernes, 21 de octubre de 2016

Enchanqiel la dama que simboliza la divinidad femenina

Les regalo la hoja de entrada al libro Bufanda Tejido de un Duelo Mágico una poesía dedicada a mi amada sagrada que me guió y la que esta presente en el libro, algunos descubrirán en ella a la virgen Maria, Ariadna, Pele, Gaia, Ixchel, Isis, Kwam Yin, Notre Dame, o tu mujer, madre, amiga, hija, compañera, amada todas sagradas, cada uno sabrá con quien relacionarla en su corazón y su devoción, para mi todas y en especial quien estuvo durante mi escritura y de mi particular relación con ella: Notre Dame de Montmartre, la virgen Maria que se halla en la catedral del mismo nombre, en Paris, monasterio de los benedictinos.
Le pongo por nombre Enchanqiel, allí fusiono mi amor y devoción a ella.

Del Libro Bufanda Tejido de un Duelo Mágico (en Amazon y Autores Editores)


lunes, 3 de octubre de 2016

Ahora Convocatoria al Plebiscito Interior


Todo el tiempo estamos participando en nuestra cotidianidad con el propósito de mejorar las realidades que nos rodean, las vías, los parques, la convivencia, la seguridad, los acuerdos pactados, la familia y todo lo que nos involucra; es por esto que la afirmación del pronombre plural “Somos Todos”  tiene la intencionalidad de convocarnos como cultura territorial en responsabilidad y pertenencia para transformar los escenarios donde nos integramos. Esa es una invitación a actuar hacia el exterior de nosotros mismos para el beneficio colectivo lo que exige no descuidar la propia interioridad.
Para construir el “Somos todos” es indispensable adquirir consciencia por sí mismos del “Soy uno”. Conociendo o acercándome a mi forma de emocionarme, de sentir, de obrar, de amar, de odiar, de reaccionar es la forma de aprender a auto regularme y equilibrarme en la armonía con los demás y fundamentalmente conmigo mismo. Ese es el camino para llegar a participar de una manera más justa, equitativa y comprometida con todos. Por ello ahora quiero convocarles al periódico plebiscito del interior. Este no involucra movimientos, partidos, sí a su cuerpo, a su corazón, a su mente o su espíritu bajo el único liderazgo de usted mismo.
Este mecanismo de participación para el sí mismo también requiere de decisión, modificación e implementación de formas de pensar, de sus intenciones y sus comportamientos y está regido única y exclusivamente por la Constitución y ley fundamental de ser mejores seres humanos. Citemos entonces a las urnas del equilibrio psicoemocional y de las relaciones saludables en cada uno de nosotros y respondamos a la única pregunta:

 ¿Es mi propósito constante el  convertirme en un ser humano con Bienestar interior?
La aprobación es de carácter vinculante y plena, es decir que exige el compromiso para corregir mis errores, elaborar mis heridas físicas, psicológicas, de relaciones desde todos mis órganos internos y comportamientos. De eso dependerá el tipo de persona, de padre, de madre, de profesional, de trabajador, de político, de ciudadano que conformará el “Fontibón Somos Todos” y aún más allá de la ciudad, del país, del continente, del planeta de todos.
En cada uno es necesario convocar semanalmente, diariamente, instante a instante,  a un plebiscito interior donde sanemos y nos reafirmemos una y otra vez como mejores seres humanos, libres de enfermedades personales, de injusticia en nuestro obrar y de la reactiva emocionalidad hacia los que piensan, sienten y se expresan diferente.

Carlos Daniel Bermúdez Pinzón
Psicólogo escritor de literatura
Con resilientes imaginarios  Twitter @CarlosDanielBP

  
  






lunes, 26 de septiembre de 2016

El retorno de la Mariposa de Sombrillas Japonesas

En la chimenea de la casa al pie de la montaña me encontré con la sabedora de cabellos oscuros trenzados, con la pipa en sus manos haciendo bocanadas de humo que pintaban en el aire escenas del pasado con las que siempre me he identificado profundamente. Las arrugas de sabiduría trazadas en su rostro, dan cuenta de los viajes entre dimensiones que ha realizado. Sé que era una breve visita; al estar muerta hace algunos años hacía de sus apariciones el indicio de algún suceso a punto de acontecer fuera de lo ordinario. Me miró con esos ojos de poder que penetraban todo, brotaron palabras de otro ser en ella.

-El momento de las puertas esta cerca, debes preparar tu viaje aquel que pactaste en el Hanblecheyapi con la mariposa que llamaste sombrillas japonesas. Aún así debes cuidar tu puerta porque otros vuelan al acecho. -Diciendo esto se esfumo con el último humo exhalado.
Esas palabras recuperaron plenamente mi memoria. Los recuerdos fluyeron uno tras otro enlazados en una lógica que me permitía comprender el sentido de todo lo vivido. En el monasterio, en la Cota muisca, en Janajpacha, en el Circulo de ceremonia del fuego rojo en Santa Sofía y aquella conversación con la mariposa durante los cuatro días de asentamiento; tuve entonces la certeza de que estaba cerca. 

Casi de manera espontanea comencé la práctica de Hiloszhen desde aquella tarde los tejidos de visibles e invisibles se entramaban preparando mi cuerpo, mi corazón y mi mente para las transformaciones necesarias hacia aquella vía. La mujer sabedora me comunicó que haber escrito Bufanda Tejido de un Duelo Mágico y De Víctimas a Resilientes los Aliados Transparentes, fue un elemento indispensable para precipitar las condiciones de esta apertura. Mientras esperaba pasaba por mi mente  ese maravilloso juego de las cosas que hacemos o dejamos de hacer, y como cada decisión construye las diversas manifestaciones de los eventos que nos ocurren.




jueves, 15 de septiembre de 2016

Los Acuerdos y Mi Propio Acuerdo de Paz


Carlos Daniel Bermúdez Pinzón - Psicólogo escritor de literatura con resilientes imaginarios - Twitter:@CarlosDanielBP

Un artículo publicado en el periódico FST, Fontibón Somos Todos Pag. 3

Lo simbólico y las acciones exteriores hacia la paz afianzan la posibilidad de que la ilusión se concrete en realidad en cada uno de nosotros. Asumir la responsabilidad de hacer ejercicios visibles sobre lo que creemos no se tiene y lo que deseamos, aporta en nosotros un hábito que en cualquier momento se hace verdad. Cuando te enamoras lo demuestras con la esperanza de que el objeto de tu amor te acepte. Una flor, una chocolatina, símbolos que intentan depositar tu sentir en la urna del corazón de la otra persona. Cuando quieres estudiar tomas un libro tras otro y empiezas a leerlos con el voto de autoconfianza de que vas a aprender. Cuando añoras el bienestar y la convivencia haces una campaña de gestos, saludos, manejo de emociones, de la voz, para cimentar el respeto en las relaciones con tus vecinos.
Sea una imagen de amor, de saber, de convivencia, todo lo que se quiere alcanzar se expresa en símbolos visibles que cada uno manifiesta y al que se entrega en una práctica de comportamientos. Estamos en un momento donde una  imagen de acuerdos de paz nos mueve a todos. ¿Que sí? ¿Qué no? Votar se convierte en ese imaginario que intenta generar hábitos y crear las relaciones  pacíficas en y entre los ciudadanos. Como en el amor, el acudir a las urnas no da por hecho que las cosas se consigan, mas hacerlo nos permite concretar la posibilidad de que empiece a suceder desde nosotros mismos. Una acción personal como el votar tiene el poder de sensibilizar hacia maneras de pensar la realidad diferente; generaciones hemos sido criados forjados con la mentalidad y experiencia del conflicto sea de manera lejana, cercana o íntima.
Ahora los llamados acuerdos con el poco o mucho avance y alcance que tengan, nos invitan a reaprender como vivir, más que a generar un cambio total inmediato convidan a una transformación interior hacia el fluir de lo que realmente es la paz. Acudir a las urnas en este plebiscito es un ejercicio necesario en nuestro camino para crear la memoria de un pensar y actuar de otros modos la cotidianidad, incluso así no estemos seguros de que algo pueda cambiar, el hecho de creer en ello, actuar individual y colectivamente como si fuera una certeza, tiene el poder de hacer que lo que es una imagen, una ilusión, se concrete en una verdad.

Los llamados acuerdos además de lo que implican para la sociedad, son la oportunidad para tomar consciencia de mi propio acuerdo de paz que confronta en la cotidianidad de mis entornos personales, familiares, sociales, políticos los propios convenios de paz que he firmado desde la forma de pensar y actuar conmigo mismo, con mi familia, con mis vecinos, con mi localidad, con mi ciudad. ¡Bogotanos! ¡Fontibonenses paisanos locales! El compromiso personal actual con la paz en sus calles, en sus espacios privados y colectivos, deriva de la forma como se alimentan sus memorias. Al votar por un sí, un no, o abstenerse, lo hacen por una creencia que se deposita en su mente, en su corazón  y se convierte en la psicología de las relaciones que se establecen y llegan a su vida, a la de su familia y a la de sus generaciones. Mi propio acuerdo de paz es cosa de memoria y esta es la que crea las realidades. Ustedes deciden cómo alimentarán estas huellas profundas almacenadas en su interior, tengan por seguro que ellas impactarán con plena certeza todas las áreas de su vida.